Consejos Podológicos

Cuidados Básicos
Pie del diabético

El enfermo diabético como norma, cada día:

   1. Observará minuciosamente los pies.

      Como algunas personas, sobre todo mayores, encuentran dificultad para observarse la planta del pie, se pueden ayudar de un espejo.

      En el caso de desgarro de la piel se debe limpiar suavemente la región con jabón y agua tibia. Se aplicara un antiséptico suave.

   2. Mantener los pies límpios y secos.

     Lavar diariamente los pies usando un jabón suave y neutro.

      El agua debe ser tibia. Comprobar la temperatura con la mano, ya que esta es más sensible, antes de meter el pie.

      El baño no debe superar los 10 minutos para evitar dañar la piel.

      No usar nunca cepillos de cerdas fuertes, para evitar producir erosiones en la piel.

Secar meticulosamente con una toalla suave, para evitar que la acumulación de humedad en estas zonas provoque infecciones, tanto micóticas como bacterianas.

      Usar cremas hidratantes adecuadas, aconsejadas por su podólogo.

   3. No manipular ni callos ni duricias para evitar lesiones.

      No usaremos callicidas de ningún tipo.

      Cortaremos las uñas de forma recta sin apurarlas, procurando limarlas con una lima de cartón.

      Mantendremos los pies a temperatura no excesiva en ningún sentido de acuerdo a la estación del año a la que estemos.

      Usaremos calcetines de lana o algodón.

      Evitaremos las humedades con calzados y calcetines adecuados.

      En caso de frío nunca aplicaremos calor directo sobre nuestros pies. ¡!CUIDADO CON ESTUFAS Y BRASEROS!!

      Fijarse mucho en que el calzado sea adecuado (insistimos)

      Cuando se estrene calzado se debe observar los primeros días si nos producen lesiones y no usarlos más de 30 minutos seguidos al principio.

      Debemos seguir siempre las indicaciones de nuestro médico y podólogo y consultar frente a cualquier duda.